Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

El hombre que se obsesionó por Mickey Mouse

El coleccionista de Mickey Mouse

Vive en Villavicencio y calcula que tiene más de 700 objetos del dibujo animado.

Ómar David Currea sostiene en sus manos la máscara con la que se 'convirtió' en Mickey Mouse

Desde los 12 años vive obsesionado con Mickey Mouse, su hogar en el barrio La Reliquia de Villavicencio está repleto de baratijas con gran valor sentimental alusivas al ratón. Viste ropa de la tira cómica, duerme con peluches y no hay un espacio de su casa que no tenga alguna imagen de quien en un principio se llamó Miguelito. Su afición es tan grande que llegó al extremo de ver el ratón en una marrana que iba a ser llevada al matadero y hasta  quiere cambiarse su nombre por Mickey.





Él es  Ómar David Currea, un bogotano nacido un 5 de diciembre, paradójicamente el mismo día del nacimiento de  Walter Disney, el creador de Mickey. Llegó a Villavicencio hace cerca de tres años y sus amigos ya lo llaman Mickey. 

Cuando fui a  su encuentro, el hombre vestía una camiseta con el cuerpo de Mickey Mouse, donde su cabeza venía siendo la del ratón. A su espalda,  cargaba una maleta con el estampado del personaje, su reloj tenía la imagen en el interior, y en su piel se alcanzaba a ver el resto de uno de sus cinco tatuajes. Todos, del dibujo animado.




Currea vive en el segundo piso de una humilde casa, un apartamento en obra gris, donde la humedad y el calor sofocan. El baño, el jabón, su cepillo, la cocina y hasta los utensilios de la cocina tienen la imagen. Las pocas repisas están colmadas de figuritas. Lleva un día organizando sus objetos, los acomoda en el suelo, hay ropa, gorras, muñecos, cometas, álbumes, cobijas, fotos, coleccionables, todos formando hileras. Los agrupó para contarlos y dice que hay más de 700. 

De pronto, alcanza con su mano una máscara, dice que es un réplica de aquella que llevaba el día que se convirtió en Mickey. Tenía doce años, recuerda, y huía de unos perros. Su trote y nerviosismo se aceleraron tanto, que el pequeño cayó en una alcantarilla. Tragó agua y algunos residuos llegaron a sus pulmones. Era un 30 de octubre cuando regresó a casa, asustado y lavado. No le explicó nada a su madre hasta que un día después, en Halloween, cuando tuvo una recaída. Esa noche, fue llevado al médico, aún vestía el disfraz que su madre le había puesto, el del ratón Mickey. El primero que lo llamó así fue su doctor, "Esmeralda, se llamaba", recuerda. El pequeño fue diagnosticado con una infección pulmonar y su tratamiento, agega, fue la penicilina, con la que se volvió farmacodependiente.



Ya no le importa que lo llamen loco. Quizá ha sufrido tanto que no le hace daño. Hay dolores más fuertes, como la muerte de su hija, dos hermanos y su madre. La fuerza la encuentra en el ratón. "Era un muñeco, atento y sencillo. Tenía grandes amigos y luchaba en la vida, por Minie y contra Pedro. Mickey tiene sus amigos, Donald, Pluto, Tribilín, Goofy, la vaca... Entonces son cosas que me han motivado en la vida. Cuando a mí me pasa algo, Mickey siempre está ahí. Es mi carma vivo", asegura.





...
Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario