Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

Lo bueno y lo malo del Festival del Aire de Villavicencio

Así se decoló el Festival del Aire de Villavicencio

Es de aplaudir  la iniciativa de rescatar el Festival del Aire, que no se realizaba desde el 2000, pero sacrificar las recreovías de Villavicencio, con el argumento de que el Imder no tenía el suficiente personal de apoyo para ambas actividades, fue como decolar en tormenta y volar en turbulencia.



Desde muy temprano, el domingo, muchos padres junto con sus hijos se veían desorientados montando en cicla y hasta en triciclo por la Avenida Circunvalar, algunos esquivando vehículos. Nunca imaginaron que las recreovías, de las avenidas Circunvalar y Catama, no iban a funcionar ese día.

El escenario escogido para llevar a cabo el Festival del Aire no fue el más adecuado. Los mismos pilotos de drones temían volar allí sus máquinas, inclusive los  más grandes ni alzaron el vuelo. Muchos no decolan de manera vertical sino en diagonal y el riesgo de hacerlo  junto a una multitud de gente y pequeños elevando cometas es peligroso. Eso, sumado a la cercanía de  los edificios de Torres de San Juan, que colindan con el parque.

Minutos antes del despeje, calentando motores.
El evento, patrocinado por la Alcaldía de Villavicencio, sí fue una vitrina para el Club de Aeromodelismo de Villavicencio, el único en la ciudad, según explicó Jorge Cortez, quien maniobró un avión modelo Extra 330. “Somos 15 integrantes del club”, agregó.  Sin embargo, la exhibición de vuelos de aeromodelos se retrasó por un corte de energía, algunos señalaban que cuando hay un evento de este tipo, con uso de energía, siempre ocurre lo mismo. Al final, llegaron los funcionarios de la Emsa a solucionar el inconveniente.

Los villavicenses, sobre todo los más pequeños, se veían fascinados con los modelos de aviones a baja escala. En un espacio de unos cinco metros cuadrados, acordonado con cinta, había cerca de 20 modelos. El alcance del control transmisor es de hasta 15 kilómetros, explicó Cortez.  “Claro que no usamos todo el alcance porque se pierde a la vista del ojo y sería difícil traerlo de vuelta”, agregó.

Muchos se tomaban fotos junto a los modelos de aviones  y los pequeños, enamorados de esos juguetes, trataban de alcanzarlos. Pero a la hora de ver el decolaje, era casi imposible. Solo los observaban en vuelo. Acercarse a la calle que fue habilitada como pista de despeje, era casi imposible. Las sillas dispuestas eran para el alcalde, funcionarios y amigos. Hizo falta tarimas para que los asistentes tuvieran la comodidad de apreciar el show y un locutor que explicara en tiempo real lo que ocurría.

De manera masiva asistieron a las clases de zumba y rumba fitness.
El parque Guayuriba estaba a reventar. Familias enteras y personas de todas la edades disfrutaban de las jornadas de zumba y rumba fitness que lideró el Imder.  La cancha se llenó. Algunas cometas caían en medio de la multitud. El sol ardía y las ventas de agua se dispararon, pero al botar las bolsas, las canecas de la basura brillaban por su ausencia. Eran muy pocas.

La Fuerza Aérea deleitó a los espectadores con una revista aérea y el simulacro de un rescate.  Solo se realizó la simulación de despejar del área a una sola persona. “Por la capacidad del helicóptero no podemos más”, dijo uno de los jóvenes militares que participó en la actividad.

Simulacro de rescate realizado por la Fuerza Aérea Colombiana.
A muchas personas de la logística les faltó más actitud para apoyar el trabajo y contralar a los asistentes para cruzaran a las zonas prohibidas. Se destacó la labor que realizaron los periodistas Dámaso Barrera, organizador, por toda la carga de responsabilidad que tenía a su espalda, y la de Giovanny Ángel, vinculado a Turismo Meta. Sin embargo, se notó que el evento fue planeado con muy poco tiempo de antelación. De ahí las fallas cometidas.

Si el objetivo es institucionalizar el Festival del Aire, entonces necesitan encontrar un mejor lugar, con un espacio adecuado para las maniobras acrobáticas y para la comodidad de los asistentes. Que haya el tiempo suficiente para organizar un evento de esta magnitud, si se vende como algo ‘macro’, como lo hicieron en los medios de comunicación, así mismo debe ser el resultado. Y muy bueno sería que el próximo año se realizará en el puente festivo, como la primera vez en la que el organizador fue Hernán Barrera, padre de quien tuvo la batuta este año para tratar de despegar el festival.




Andrés Molano Téllez
Director Agenda Hoy




Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario