Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

La triste carta que un periodista llanero escribió tras arrollar a su mascota

“Las ruedas del auto te aprisionaron y te robaron la vida”

Con una fina pluma, el periodista Rubén Romero, de Llano Sie7edías, publicó en Facebook una sentida carta en la que refleja el dolor que le dejó la trágica partida de su mascota. 



¿Dónde estará mi Niña?

"Mi niña linda Lissie, así te decía y así te quedarás en mi memoria por siempre. Ahora que siento el enorme vacío de tu ausencia me detengo a ver la vida y observo el cúmulo de contrastes y de ironías que ésta tiene.

"Me opuse a que llegaras a mi hogar porque no quería quitarte libertades ni encerrarte en cuatro paredes. No concebía que un ser como tu pasara todo el día solita en casa y, a regañadientes y con muchos reparos, acepté tu llegada.

"Lo que jamás imagine es que en tan sólo 10 meses ahora mi alma esté inconsolable porque me resisto a aceptar tu pronta y trágica partida.
Sí, trágica, porque nunca debiste haberte metido debajo del carro en el que yo arranque. Extrañamente y como si fuera una dolorosa fatalidad que tenía que ocurrir porque sí, tus felinos instintos no te permitieron saltar a tiempo para evitar el peligro y salvarte de las ruedas del auto que te aprisionaron y te robaron la vida.

"Desde entonces (hace 10 días) hay un aguacero intenso con cientos de miles de gotas de dolor que inundan e impregnan mi alma y mi corazón. No cesa la lluvia y la bruma opaca mis ojos. Siento todo el día un dardo clavado a un costado de mi corazón que me hurga y escarba hasta las fibras más remotas y fuertes de mi ser.

"Repaso la casa y te veo juguetear y corretear por la sala y el comedor con tus pelotitas de papel que yo te armaba y con aquellas que te compramos para que jugaras porque tenían campanitas que sonaban y te gustaba. Aún escucho el maullido de las mañanas con el que pedías tu desayuno o el maullido tímido y poco audible de la noche cuando, cansado y algo estresado, yo llegaba a la casa y te llamaba para que me dieras ese soplo de alegría y bajabas alegre por la escalera, como una niña linda y consentida, porque creías que esta vez sí te había traído el atún que tanto adorabas.

"O los saltitos que dabas de mueble en mueble o del suelo a mi cama con los que alegrabas los días oscuros y a veces cargados de mala leche de mi vida.

"Que tristeza tan infinita siento en mi interior. Jamás me imaginé cómo es que uno puede llegar a querer a su mascotita linda, a esos angelitos que te enseñan que la vida es bella, que cosas tan sencillas como el maullido o la simple pasada de la lengua por el hocico, son hermosas y que hay un 'mundo animal’ lleno de amor que humaniza nuestros sentimientos.

"Aunque muchos me dicen que fue un accidente, que no lo lamente más, que no me atormente, aún siento ese aguacero que empapa mis sentimientos. Solo me queda esperar que ojalá llegue pronto el día en el que el Sol entre e ilumine las mañanas y las noches en las que tú y yo ‘conversábamos’ plenos de amor": Rubén Romero.




Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario