Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

Docente de Villavicencio relata cómo fue su encuentro con Esperanza Gómez, la estrella porno

'Estuve 15 minutos con Esperanza Gómez'


Juan Leguizamón (*) es docente y coordinador de un colegio público de Villavicencio y tuvo la fortuna que desearían muchos de conocer a una de las figuras públicas que más admira por su belleza, a la actriz porno Esperanza Gómez. Su esposa, además, le dio permiso y lo dejó ir con uno de sus amigos a un show exclusivo, en la inauguración de un club nocturno de la ciudad. Esta fue su experiencia.

Imágenes tomadas del video del show de Esperanza Gómez en Villavicencio.


No tenía idea de que había un concurso, pero fui uno de los ganadores de una entrada para subir a ver a Esperanza Gómez, en su camerino, antes de su primer show erótico en Villavicencio.

Varios amigos comenzaron a comentar, a manera de broma, que sus mujeres les daban o no permiso para ir a ver a Esperanza Gómez. Luego leí un mensaje, el cual estaba acompañado de un certificado firmado por la esposa de un amigo en el que autorizaba a ver el show de la señorita Esperanza. El documento estaba firmado por la esposa y la suegra.

Una tarde, de esas de desocupe, bajé la foto y la posteé en Twitter. ¡Vaya sorpresa! Me respondió la señorita: “Buenísimo el certificado. Cómo hago para contactarme con tu amigo”, me preguntó.  Le di el dato, y me sugirió, además, que  publicara una petición para irla a ver, y si mi esposa me daba permiso, entonces, me invitaba. Así que lo hice y mi mujer, no solo aceptó sino que me alcahueteó. Ella misma hizo un video y lo subió.
Con mi esposa llevo 12 años de casado. Una cosas es mirar y otra probar, me dijo, vaya, mire, conozca, diviértase, ría, posteé la foto para que los amigos que molestan les dé envidia. Hay mucha confianza.

Así que llegó el día. Era la inauguración de un club nocturno de Villavicencio. Por lo que vi son seis pisos, de hecho, el camerino de Esperanza Gómez fue habilitado allí. Era una habitación grande, como de motel, con jacuzzi y televisor. Ella es hermosa, yo la admiro por su belleza.

Llegó el día, y antes del ingreso hablamos con el que parecía ser el manager. Nos citó a las 5:00 de la tarde del viernes 14 de octubre para recoger las manillas. Sí, nos citó, porque a mi amigo también le dieron una entrada. Las recogimos y luego volvimos como a las 11:00 de la noche. Entramos y esperamos durante una hora hasta que, a la media noche, llegó Esperanza y su comitiva.  Aquel señor que nos citó nos saludó muy amablemente. Esperemos que ella se ubique, nos dijo. Al rato nos llamaron para subir.

Llegamos al sexto piso. Ella, con un vestido sensual ceñido al cuerpo, estaba acompañada de otra mujer, hermosa y joven. Esperanza es una persona muy conversadora, muy amable. Se ve muy profesional. Nos  empezó preguntar la historia de cómo nos motivamos a participar, si lavé la losa, y es que mi mujer, en el video, dice que si yo venía a su encuentro tendría que lavar la losa durante varios días. También quiso saber del certificado de mi amigo. Nos permitió hacer las fotos que quisiéramos, claro, no la clásica del desnudo, ella estaba muy en los suyo, repito, muy profesional. Como, yo me destapo en público, y aquí solo hablamos.

Pero en ese momento uno no atina a preguntarle nada. Uno no tiene ese espíritu de periodista. De pronto, preguntas como qué tal te pareció Villavicencio, pero no más. De hecho dijo que no había tenido mucho tiempo, y del hotel no había salido. Ese encuentro duró como unos 15 minutos, porque, por suerte, detrás nuestro subió una pareja de Granada (Meta). Era un médico y su esposa, también ganadores. Cuando a Esperanza le pedíamos grabar un video, ella siempre hacía referencia a entregarles consejos a las mujeres. Sepan lo que tienen, valoren lo que son y no tengan miedo de ello, denle confianza a sus esposos. Y a mi amigo, con una frase contundente, lo bajó de la nube: Téngalo por seguro que yo no podría estar con alguien como usted, expresó. Al rato empezaron a subir empleados del lugar, mucha gente. “Ella se va a alistar, podemos cerrar la puerta”, replicó. Ahí se terminó el sueño de conocer personalmente a Esperanza Gómez, la estrella porno.

Una vez abajo, nos ubicaron, quizá, donde el precio de la entrada costaba unos 250.000 pesos. Pero cuando salió al escenario, el que quisiera acercarse a la tarima (pasarela) lo podía hacer sin ningún problema. Apareció en dos oportunidades. En la primera presentó un show de striptease. Lucía un pequeño vestido de empleada del servicio doméstico, eso sí, muuuy sexy. Daba botes, bailaba, se contoneaba, el manejo de la barra era hasta muy deportivo. Tiene un cuerpo muy tonificado y unas piernas espectaculares. Se notan las horas de gimnasio. Ese show sí lo grabe, porque el baile es arte, pero en su segunda salida no lo hice. No era un show triple x sino como cuatro x, además, lésbico. En tarima había dos mujeres más. Era un trío. Si en el primer show todo el mundo se comportó, en este, un locutor tuvo que exigir que tomaran la distancia y que tampoco colocaran los celulares muy cerca.

En los intermedios hubo presentación en vivo de música popular, y quienes quisieran podrían invitar, pero pagando, a alguna otra muchacha para realizar un show personal, pero así uno no pagara, uno termina viendo los shows de los vecinos.

Siendo sincero, esta era la primera vez que yo entraba  a un club nocturno, para mi es algo nuevo, pese a mis 43 años. Yo que soy docente de un colegio en Villavicencio y viendo tanta mujer bonita en ese sitio, uno queda aterrado de la cantidad de mujeres jóvenes y bellas que trabajan en ese oficio. Ahí es donde podría empezar un trabajo de pedagogía con los estudiantes, preguntarse, por qué están en ese negocio, qué pasa, son inteligentes y jóvenes, vale más ese negocio que el estudio. Puede ser un buen punto de conversación y debate con los estudiantes.

Si me preguntan si por ser docente estaría mal hacer lo que hice, no lo creería. De todas formas, la admiración es por ser una mujer bonita, así como cualquier otra persona puede seguir a Miss Colombia o Amparo Grisales, yo sigo a Esperanza Gómez, me parece espectacular, no le veo el problema. Hoy, por redes sociales y por la masificación de la información, los estudiantes  saben quién es ella, qué hace, yo lo vi de la manera más normal. De hecho, muchas compañeras docentes se dieron cuenta, y decían, ¡uy, caramba, espectacular! En el caso mío despierta admiración. Todo el mundo era preguntándome eso. Es un bombón de mujer, de resto, no lo veo ningún pero, como lo que se buscaba era eso, conocerla. 


* Nombre cambiado.





Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario