Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

Unidos por el Arte: ¿Se parecen el boceto y el producto terminado?

Encuentre las diferencias


Diciembre 8 de 2016

La Alcaldía de Villavicencio realizó ayer la inauguración de las ocho esculturas ganadoras del Concurso Unidos por el Arte, las cuales fueron instaladas en la plazoleta de La Grama, el parque de los artesanos, la plazoleta Los Centauros, la glorieta de Postobón, la glorieta de Amarilo, la Avenida 40, la terminal y la plaza del Popular.

Agenda Hoy hizo un recorrido por cada una de ellas para comparar si las propuestas presentadas por los artistas, y que fueron publicadas por Corcumvi, sí tienen similitud con el producto terminado, y esto fue lo que encontramos. Juzguen ustedes.

Tigrillo, propuesta de Johan Velásquez, ubicada en la terminal de transportes.


Cachicamo, propuesta de Arlex Arango, en la plazoleta de los artesanos.

Cachire, propuesta de Diana Hincapie, ubicada en la glorita de Amarilo.

Chigüiro, propuesta de Leonardo Otero, en la plazoleta Los Centauros.

Corocora, propuesta de María Bello, la plaza del barrio Popular.

Guacamaya, propuesta de Juan Bayer, en la glorieta de Postobón. 

Mariposa, propuesta de Henry Ibañez, en la plazoleta de La Grama.

Tonina, propuesta de José Herminson Moreno, en la Avenida 40..



Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

1 comentarios :

  1. Es una obligación del estado apoyar a las culturas y las artes, eso no tiene discusión, pero este apoyo debiera ser consecuente con los intereses de la mayoría de los artistas. En específico, este concurso, no es una propuesta que colme los intereses de todos los artistas, por lo menos los míos no y yo soy un artista de Villavicencio. En que radica mi reclamo: es necesario superar la anquilosada idea del arte relacionado con los objetos bellos y sobre todo es necesario poner en discusión el concepto de belleza. El arte no es un productor de objetos meramente decorativos y esto lo digo con todo el respeto que se merecen los artistas de la ciudad y sobre todo los que participaron en este evento. El arte debiera ir más allá de un concepto puramente estético, preguntarse algo más que si una pieza artística es o no bella. El arte es un campo de pensamiento y por ende los objetos artísticos producidos debieran generar reflexiones sobre los problemas de nuestra sociedad ¿Será que las piezas premiadas en este concurso nos invitan a pensar en nuestras problemáticas? Yo sinceramente creo que no. Ahora, el concepto de belleza siempre será subjetivo, porque la belleza como otros conceptos son construidos por una cultura, por ende, si estas piezas llegasen a considerarse como objetos bellos, lo serian para unos cuantos y por consiguiente el concepto de belleza que subyace en éste concurso es excluyente. Pero sobre todo lo que me parece aún más grave, a partir de este concurso, es que la idea de “objeto decorativo bello” obedece a unas lógicas de mercado del arte local, dominado por unos cuantos “mercachifles” que solo quieren enriquecerse a costa de la producción de ciertos artistas locales que les siguen el juego; claro por necesidad, pero también porque salir del lugar de confort les da miedo o pereza (Disculpen la sinceridad, he buscado las palabras más sutiles) La reflexión va en este sentido: las piezas generadas de este concurso, que posteriormente fueron instaladas en el espacio público de Villavicencio, poseen la misma estética de los objetos (pinturas, esculturas, etc) que comercian los “mercachifles del arte” local, por ende, lo que hacen es configurar un gusto estético público que les permite seguir comerciando los objetos artísticos que les encargan a los artistas locales ¡Es un negocio redondito! En el mundo capitalista contemporáneo las lógicas del mercado permiten éstas aberraciones, que para nada son éticas, pues utilizar lo público para un negocio privado no es ético, esto podría ser hasta un delito, pero bueno, no soy abogado; los recursos públicos nos deben beneficiar a todos y a mí este concurso no me beneficia, ni a corto ni a largo plazo, pues se sigue perpetuando una estética basada en el “objeto bello”, una concepción del arte que no comparto.

    ResponderEliminar