Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

El regreso de la tricampeona

Llanera, vaquera y coleadora

Marzo 17 de 2017

A lomo de burro, Jessica Parales García aprendió el arte de la monta y hoy es una de las mejores vaqueras del mundo. Es la única que ha ganado tres veces el Concurso Mundial de la Mujer Vaquera de Villavicencio.

Jessica Parales, tres veces ganadora del Concurso Mundial de la Mujer Vaquera. Foto: Agenda Hoy.


Pese a que son varios las victorias en mangas de coleo que suma a su palmarés, esta mujer, nacida hace 25 años en Villavicencio, es consciente de que su nivel en los últimos años no ha estado a tope, pero sueña de nuevo con llevarse el trofeo mayor del Encuentro Mundial de la Mujer Vaquera, que se realizará del 17 al 20 de marzo, en la capital del Meta.

El tiempo que solía usar para entrenar cuando ganó los mundiales de manera consecutiva (2009-2010-2011), se cruzó luego con las idas a clínicas y las prácticas profesionales de Medicina Veterinaria y Zootécnica, carrera que estudió en la Universidad Cooperativa. Además, su caballo alazán, con el ganó los mundiales de vaquería, está jubilado. Emperador ya tiene 20 años y es ahora su acompañante para recoger el ganado en las fincas familiares.

Las victorias, explica Parales, se hicieron con mucho sacrificio. “Trataba de entrenar todos los días, además estaba en el colegio, no tenía tantas responsabilidades, era muy juiciosa, dedicada, teníamos un lugar propio y ganado para entrenar, se me facilitaban mucho las cosas. Luego entré a la universidad, tuve que cambiar de caballo, porque no me daba el rendimiento para competir, era algo muy importante, conocer el caballo, cómo piensa, qué significa si mueve una oreja, si se corre a un lado, es entenderlo bien, como dicen los grandes montadores, no es solo montar un caballo, es un binomio”.
Jessica Parales y 'El hijo ausente', ejemplar con el que competirá en el concurso. Foto: Agenda Hoy.


‘Jesi’, como la llaman sus amigos y quien no tendría amores con ningún vaquero, por considerarlos “rumberos y mujeriegos”, ya terminó materias. Está a una tesis de ser profesional y tiene más posibilidades de estar cerca de los caballos. En las haciendas La Piñuela y Varsovia, en Monterrey y Paz de Ariporo, Casanare, de propiedad de su madre, trabaja en el mejoramiento genético del ganado, trasplante de embriones, inseminación y reproducción de ganado de raza charolais. “Nosotros manejamos todos los sistemas, desde cría, levante y ceba, y ya la venta como tal”, explica.

Fue en esas haciendas donde Jessica se hizo vaquera. A los cinco años aprendió el arte de montar y lo hizo a lomo de burro, una de las mascotas de su familia. Luego se inició en salto ecuestre y hace nueve años empezó a asistir, primero a competencias de coleo y luego de vaquería. En su debut, en 2009, se coronó campeona del Concurso Mundial de la Mujer Vaquera, título que quiere recuperar este año.


“Paré por seis meses, porque me fracturé una mano, pero he sido campeona nacional de coleo tres veces, campeona de la Copa Confederaciones, mejor extranjera en Venezuela, me gané un coleo en Cuba y hace poco fui al Mundial de Coleo Femenino, en Yopal, y quedé de segunda”, explica Parales.

Sin su caballo Emperador, Jessica le apostará a ‘El hijo ausente’, un ejemplar blanco, con el que entrena en la pesebrera La Vitrina, en Cumaral. No es de su propiedad, es de un ranchero mexicano, un caballo con experiencia en vaquería. Desde allí explica que sus expectativas este año son muy altas, “de hacer un buen papel, de ir a ganar” el mundial.
Luego de considerar que las más fuertes este año serán las antioqueñas y las mexicanas, y que las cosas no serán tan fáciles, porque ‘El hijo ausente’ viene de una pequeña lesión en su tobillo, Jessica parales también habló de ese estigma que a veces les imponen a las vaqueras: La falta de feminidad.

“Si las señalan son pocos. Las mujeres vaqueras, si vas, te das cuenta que son muy femeninas, se preocupan por sus uñas, su maquillaje, de tener el cabello arreglado, de repente estigmatizan más con las niñas de coleo, pero somos pocas las que practicamos ambas, por ahí cinco”.
Y cuando se le pregunta si el coleo, su otra pasión, es maltrato animal, la vaquera acepta. “Yo creo que para nadie es un secreto que sí existe un maltrato, es controversial, muchas personas tienen su punto de vista, las razones que dan aquí es que es un ganado de despaje, que va para sacrificio, entonces se van por ese lado. ¿Pero entonces por qué lo practica? “Me gusta practicarlo por la adrenalina que se bota, pero apoyaría más que se viera como deporte la vaquería, que hoy es una disciplina”.



Andrés Molano Téllez
Director Agenda Hoy

Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario