Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

Un menú tan amplio como el Llano

Un menú tan amplio como el Llano


Enero 4 de 2018

No es necesario adentrarse en la inmensidad de la sabana para saborear los platos más tradicionales de la cocina llanera. Villavicencio, en el departamento del Meta (Colombia), también es la puerta de la gastronomía de esta región.


     

Quien llega por vez primera a la Puerta del llano, como se le conoce a esta ciudad en el entorno nacional, imagina casi siempre que Villavicencio no sólo es la puerta sino el verdadero llano adentro.
     También imagina sus calles recorridas por decenas de briosos caballos que llevan el ritmo de su paso de la mano de un camarita guarecido bajo el centenario sombrero pelo’eguama.
     Así mismo, el turista, ávido de explorar la magia de ese mar verde que ha escuchado cantar tantas veces, cree que por la mesa de sus habitantes sólo se ven servidos los platos típicos de este territorio.
     Recuerda entonces su plato más famoso: la mamona. Y considera que Villavicencio está rodeada únicamente de asaderos donde, entre abrazos de humo y la sabia paciencia de los llaneros, preparan sus terneras, con esa exquisita carne a la llanera cuyo nombre proviene de la res que alimenta este plato, pues se trata de terneritas de un año, que aún maman de sus madres, y que en el llano se les conocen como mamonas.
     


Y claro, aquí también deben estar los demás platos que se cuecen desde siempre en este ilimitado paisaje: las hayacas —originarias de Colombia y Venezuela, que acompañan, por lo general, las diversas fiestas en cualquier lugar del llano—, la carne a la perra, considerado el plato típico original del Meta (según el investigador Hugo Mantilla Trejos), la cachama, el picillo de carne salada, el pescado moquiao —preparación especialmente indígena—, o los ahora antiecológicos platos, que antes se preparaban llano adentro por razones culturales y que hoy atentan contra las especies que están en vías de extinción, tales como la lapa, el cachicamo, el chigüiro y la tortuga sabanera, entre otros.
     


También se buscan los deliciosos tungos, el pandearroz de San Martín o de Restrepo, junto a otros productos hechos con base en el arroz: arepas, masato, y las famosas cubitas de San Martín. Y se puede encontrar con un delicioso desayuno llanero, compuesto de hayaca, tungo, pandearroz, chocolate y queso. O el ‘calentao llanero’, que compite con el paisa.
     Pasea por la memoria también la bebida tradicional del llanero, que se conoce como guarulo —una mezcla de café claro con panela—, que se toma frío o caliente a toda hora, en medio del fragor de las jornadas sabaneras, y se convierte en el compañero ideal de todos sus alimentos.



Para todos los gustos

     Pero en general el turista ignora que Villavicencio no sólo es la ciudad que inaugura el sueño del mastranto y la tonada profunda de los llanos, sino que es uno de los pueblos más cosmopolita del país.
     Aquí los efectos culturales y sociales de este fenómeno se ven reflejados en su mesa: hay para todos los gustos y de todas las procedencias.
     Así las cosas, el panorama que venía mentalizado en el visitante se amplía como el horizonte mismo que sirve de telón a esta tierra, que por muchos años ha mostrado frente al país su talante luchador y que por generaciones ha guardado en las buhardillas de sus fincas las recetas que caracterizan al llano como uno de los territorios más completos —gastronómicamente hablando— del país.


     En cualquier calle de la ciudad surgen, como apariciones, lugares insospechados hasta entonces, para quien viene solo a ver llano, potros y morenas indómitas que baten sus lisas cabelleras al ritmo del sol de los venados.
     De esta forma, al igual que se puede encontrar con un estadero llanero o un asadero de mamona, se puede topar, a la vuelta de la esquina, con un rincón de Italia o con una embajada paisa o una fonda quindiana.
     Así mismo, se encuentran pescaderías de río y de mar donde encontramos la delicia de un amarillo a la monseñor o de una cazuela de mariscos. Y hay lugar para la comida típica colombiana e internacional: restaurantes de comida china, tailandesa, peruana, chilena, de vanguardia; y exquisitas carnes, con preparación distinta a la llanera, pululan en distintos puntos de la ciudad. Y si su recorrido se amplía igual ocurre con el panorama gastronómico en la cosmopolita Puerta del llano.



Sal, candela y embrujo

     Para Miguel Ángel Martín, el desaparecido compositor de Carmentea y autor del libro Del folclor llanero, “La auténtica mamona se prepara sólo a punta de sal y de candela”.
     Siguiendo esta tradición, existen —por supuesto— varios asaderos típicos donde siempre está el trozo ideal de carne (expuesta en chuzos al fuego vivo de la leña del yopo, árbol que se cultiva de forma especial para este oficio) acompañado de yuca y papa, igual al que devoran los camaritas como parte de sus extensas jornadas sabaneras.

     Así el visitante, además de descubrir esta tierra atravesada por el hilo imaginario que se funde con el embrujo de la llanura, encuentra la más extensa variedad de platos, de culturas y de posibilidades, amplias y sin fronteras, como el territorio que aquí mismo se abre hacia el infinito.


Jaime Fernádez Molano
@jaimefm60
Especial para Agenda Hoy

Fotografías: Constantino Castelblanco


Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario