Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

El hombre de las corbatas pintadas de arte

Duperly, el coleccionista de corbatas


Diciembre 5 de 2018

Cerca de 100 de corbatas han sido pintadas al óleo por artistas del departamento del Meta, incluso algunos pintores nacionales han puesto su marca allí, para que Duperly Martínez, el llamado hombre de las corbatas, continúe con su alma anudada al arte.

Duperly Martínez. Fotos: Santiago Molina.


Pese a que es propietario de una empresa de eventos y lidera la realización de mercados campesinos en Villavicencio, Duperly siempre ha estado muy ligado al arte. Ha organizado diferentes exposiciones y es uno de los pocos martillos de subasta que existen en la ciudad.

Su primera corbata intervenida con arte fue un obsequio hecho en 1997 por Lucía Ayala de Pabón. La artista ajustaba detalles para exponer en la Cámara de Comercio de Villavicencio, donde el hoy coleccionista se estrenaba como auxiliar del área cultural.

“Cuando terminamos el montaje de la obra, Lucía volvió con una caja de regalo y la corbata adentro. Yo tuve que haber hecho una cara de espanto cuando me mostró la prenda”, recuerda Duperly mientras sostiene en sus manos la corbata número uno de su colección. Es de color azul y tiene la figura de una mujer pintada al óleo, algo deteriorada por el pasar de los años.



Desde entonces cada vez que asiste a una exposición trata de lucir alguna que haga referencia a la obra en exhibición. Y cuando le preguntan por la pintura de su corbata, desenfunda de su garganta esa voz de pregonero que lo caracteriza desde que fue locutor de ‘La voz de la cultura’, una emisora del municipio de Restrepo (Meta): “Mi nombre es Duperly Ariel Martínez, el señor de las corbatas, y hoy traigo encima una obra del maestro…”. Y entonces lanza una retahíla acerca del artista.

Hoy, por ejemplo, viste una corbata intervenida por su amigo José Wilson Castañeda, la cual hace juego con una de las pinturas que adornan la sala. La toma entre sus manos y hace remembranza. Explica que Alfredo Vivero fue maestro de Castañeda y por esa razón las dos obras están alineadas en la pared.

El cajón donde guarda sus más preciadas corbatas, que no es más que un mueble en madera con puertas de vidrio, está atornillado a una pared justo a la entrada de la sala de su casa en barrio La Esperanza, en Villavicencio. Además de las corbatas pintadas con las que se podría vestir durante tres o cuatro meses sin repetir una, hay otras 20 o 30 que cuelgan de una esquina. Son como un lienzo virgen a la espera de la mano de un artista.



Todas las corbatas de su colección, excepto una a la que prefiere no señalar, han sido obsequios. A simple vista y a través del vidrio del cajón de corbatas se leen los apellidos Castañeda, Tessarolo, Hoyos, Gamboa, Castellanos, Monroy, Daza y Cadavid. 

Algunos artistas también lo han convertido en caricatura y han llevado esa imagen a una corbata, una de ellas fue intervenida por el rumano Christian Diculescu. Dejó de usarla por un tiempo luego de que muchos hallaron en ella una similitud física con Hugo Chávez, expresidente de Venezuela. No le perdonaban su parecido impregnado en óleo.

También hay corbatas que resaltan la sensualidad de la mujer, como un semidesnudo pintado por el artista y fotógrafo Gerardo Cadavid. “Esta, en particular, afirma Duperly, la utilizo para hacer los cobros, porque es la de entrar y generar distención en el ambiente. Este loco, se preguntaran, cómo se coloca una corbata con una mujer ligera de ropas”.



Por ese tipo de corbatas fue vetado hace algunos años en la Cámara de Comercio de Villavicencio, fue señalado por un directivo, quien además es periodista y algo vago en cultura. Lo trató de inmoral y de vestir prendas morbosas. “Tuve una bronca con ese personaje, decía que me iba hacer pasar la vida a cuadritos, entonces tomé la decisión de no colocarme algunas”.

No todas sus corbatas son pintadas. Duperly guarda una serie de la obra del pintor y escultor Alfredo Vivero. No es óleo, son imágenes sublimadas, las últimas que fueron producidas por el artista. También guarda una corbata con un pequeño trozo de madera con la firma de Macosta tallada sobre la figura, y otra firmada, a manera de autógrafo, por el pintor colombiano Carlos Jacanamijoy, y que se convirtió en la más reciente de su colección.


 Abren inscripciones en Universidad Santo Tomás.


Sin llegar a ser una galería, la casa de Duperly en Villavicencio es además un pequeño espacio para el arte. En el zaguán están acomodados unos rollos de cartón que suelen ser usados para enrollar telas, pero que uno de sus hijos convierte en accesorios a partir de un trabajo de reciclaje.
Varias pinturas cuelgan de las paredes con las firmas de Castañeda, Milo (Camilo Lozano), Al Vivero y Ardila. Hay esculturas en el piso y en el suelo, de Luis Eduardo Álvarez, quien trabaja la terracota, y una obra que pareciera salida de las manos de Manuel Acosta (Macosta), pero que en realidad fue tallada en madera por una de las primeras alumnas del escultor llanero.

Pero lo que más llama la atención de su hogar, además de un mural de cuatro metros del artista Alfredo Vivero y que instaló en el patio de la casa junto a una pequeña huerta casera, es que el único lugar donde quizá los artistas plásticos locales están más unidos, es el cajón de corbatas de Duperly Ariel Martínez.



Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario