Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

Yogu-Luisa, en memoria de una mujer víctima del cáncer


El cáncer le quitó a su hija, pero no el deseo de emprender

Marzo 8 de 2019

Sandra Camacho empezó a producir yogures para salvar a su hija. Ahora el emprendimiento sobrevive en su memoria.

Sandra Patricia Camacho trabaja desde su casa en la producción de yogures. Fotos: Óscar Bernal / Agenda Hoy


Sandra Patricia Camacho habita en el barrio 20 de Julio de Villavicencio y tiene tres hijos. Eran cuatro hasta hace poco, pero un cáncer de ovario —común en mujeres mayores de 50 años—  le arrebató a Luisa Fernanda Forero, de apenas 18 años. El sueño de la joven, recordada por su alegría y entusiasmo, era convertirse en médico forense.

Ante las dificultades económicas para costear esta carrera, Luisa decidió estudiar Pedagogía Infantil en la Uniminuto, pero a finales del primer semestre de formación, los médicos le diagnosticaron la enfermedad que se manifestó inicialmente con caída de cabello y, posteriormente, con inflamación en el abdomen.



Su madre, entonces, vio una oportunidad de ingresos con la preparación de yogures y fue así como consiguió los ingredientes, una olla e inició en casa su pequeño negocio, siempre impulsada por su hija.

“Cuando le diagnosticaron el cáncer de ovario a la niña, ya decidí hacer los yogures para pagar los pasajes, la estadía en Bogotá y los medicamentos que necesitó cuando la atendieron. Ella estuvo hospitalizada allá por temporadas”, relata, mientras se le quiebra la voz por la nostalgia.



Pese a que los especialistas le pronosticaron tres meses de vida, la joven batalló durante dieciocho meses con la muerte. El 23 de noviembre del año pasado sus ojos se cerraron para siempre.

Sandra, de 41 años, recuerda la valentía de su hija hasta el último de sus días. Incluso, la motivaba para que sacara adelante el proyecto. “Mami, tú puedes”, le decía. El producto lleva por nombre Yogu-Luisa, en memoria a Milagros, como bautizaron los médicos a la paciente.

Desde entonces, el alimento es vendido a conocidos, en oficinas, centros médicos y empresas de publicidad. Muchas personas conocen ya su historia de dolor y sacrificio y la apoyan. La fundación Mujeres Trabajando por el Meta también le ha tendido la mano y, por ejemplo, le regala las etiquetas para marcar los tarros en presentaciones de un litro.

El trabajo de esta madre no es nada fácil. En una maleta, que a veces queda pesada, sale a pie, cada 15 días, a entregar los pedidos a sus clientes y amigos. Si algo tiene claro es que está prohibido rendirse a pesar de las sacudidas del destino.

 Publicidad
Publicidad


“Nunca imaginé que algo así me podría pasar. Es muy duro perder a un ser querido de corta edad, pero la vida se trata de caerse y volverse a levantar (…) Quiero seguir adelante con la empresa hasta donde Dios me permita llegar. Quiero registrarla, que tenga Invima, quiero llevar los yogures de mi hija a muchas partes. Esto nos cambió la vida y nos unió como familia”.

Por ahora, anda en busca de apoyo financiero para fortalecer su iniciativa empresarial que carece de elementos, como una estufa industrial. Las personas que deseen probar el Yogu-Luisa pueden hacer sus encargos en la línea de WhatsApp 314 433 0528.


Luis Fernando Charrupí Bonilla
Especial para Agenda Hoy


Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario