Publicidad

Viaja al Meta en Semana Santa
NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

Cimarrón, nominada a los Grammy Latinos


El joropo vuelve a lo más alto de la músico

Septiembre 24 de 2019

La agrupación de música llanera Cimarrón fue nominada a los Premios Gramy Latinos en la categoría Mejor Álbum Folclórico por su producción Orinoco.



En la misma categoría se encuentran Eva Ayllon (48 años después), Canalón de Timbiquí (De mar y río), Luis Cobos con de Royal Philarmonic Orchestra y el mariachi juvenil Tecalitlán (Va por México) y Luis Enrique + C4 Trío (Tiempo al tiempo).



Los artistas recibieron la noticia desde Los Ángeles, Estados Unidos, una de las ciudades de su gira mundial.


“Celebramos la nominación de nuestro álbum Orinoco a Mejor Álbum Folclórico. Gracias a la Academia Latina de la Grabación por este reconocimiento a nuestro joropo contemporáneo. Y gracias a todos ustedes por acompañarnos en este sueño que se hace realidad. ¡Esto es para el Llano y para Colombia!”, escribieron en sus redes sociales.

En el ábum, la agrupación recupera los sonidos afroindígenas del llano colombiano y los fusiona con la composición tradicional del joropo para renovarse en el plano musical y estético: con la integración de elementos nativos en su propuesta buscan un estilo que trascienda el arpa, el cuatro y las maracas como símbolos únicos del género llanero.

Uno de los temas incluidos en Orinoco es Zumbajam, composición que fue reconocida recientemente como la Mejor CAnción Instrumental en los Independent Music Awards, en Nueva York.

Cimarrón se ha convertido en la agrupación de música llanera con más proyección internacional, ha realizado más de 400 conciertos en 35 países de cinco continentes.


La agrupación está integrada por siete músicos, pero detrás de ellos están el maestro Carlos ‘Cuco’ Rojas, nacido en San Martín (Meta), arpista y director, quien junto a su pareja sentimental Ana Veydó, oriunda de Otanche (Boyacá) y actual vocalista, han convertido a Cimarrón en una banda internacional que recorre los más importantes circuitos independientes de las músicas del mundo.


Con Orinoco, Cimarrón completa cuatro álbumes musicales (‘Sí, soy llanero’; ‘Catrin Finch & Cimarrón’; y ‘Cimarrón! Joropo Music from the Plains of Colombia’).

Antes de constituirse como una banda, el nombre de Cimarrón se gestó primero como sello discográfico y se estrenó con la grabación, en 1978, del primer álbum de Orlando ‘Cholo’ Valderrama, titulado ‘Baquiano’. Este también fue el primer trabajo de Carlos Rojas como arpista.

Luego aparecen dos periodos, uno de exploración, en 1986, alrededor de la música llanera, “el cual arranqué con otros compañeros, se hicieron algunos trabajos y logramos presentarnos en Estados Unidos e Inglaterra”, explica Rojas, pero la etapa verdadera de internacionalización ocurrió en el 2000 con la llegada de Ana Veydó y su potente voz recia.


Así empezó una carrera ascendente que los puso en la mira de la disquera Smithsonian Folkways Recordings, con la cual grabaron ‘Cimarrón! Joropo Music from the Plains of Colombia’. Fueron nominados en 2011 a los Grammy anglo, y desde entonces ningún otro grupo folclórico de Colombia ha repetido esa hazaña. Ganaron, además, el Independence Music Award en la categoría Mejor Álbum Latino y lo acaban de repetir al triunfar en la categoría Canción Instrumental, por el tema Zumbajam, incluido en Orinoco. Además, su show fue nominado hace algún tiempo a los premios Luna del Auditorio, un reconocimiento entregado por el Auditorio Nacional de México a los mejores espectáculos en vivo.


La agrupación Cimarrón es como ese toro que no conoce soga, corral ni hierro, es ese animal retador que no camina por la senda marcada ni se somete a los arbitrios del poder. Su nombre es casi una alegoría a la libertad. Se da el lujo de acompañar la interpretación de los instrumentos tradicionales del joropo (arpa, cuatro y maracas) con los sonidos del tiple, el contrabajo eléctrico, la ocarina, el cajón flamenco, el surdo brasilero y la tambora, siempre en la búsqueda de las raíces del joropo colombiano.

“Un importante directivo de un evento internacional nos dijo una vez, me gustó tanto el joropo que me fui al Torneo Internacional del Joropo, pero Cimarrón tiene una cosa que no vi allá”. Ser fiel al joropo no es solo tocar con arpa, cuatro, maracas y bajo eléctrico, para mí la fidelidad del joropo no está ahí”, asegura Rojas.

Su nombre, tal como lo dice su director, “recoge la esencia de la banda en el sentido de no transitar en el camino transitado por otros, no entrar en esos corrales de meternos dentro de una forma y hacer música llanera porque otro dijo que así tocaba hacerla”. No le teme a la crítica ni a comentarios mordaces que vienen de sus coterráneos, defiende su trabajo como una música de raíz con propuestas contemporáneas, un espectáculo cargado de percusión y zapateo.

Recuerdan ser los primeros que soltaron al escenario a un bailador de música llanera sin pareja. En el 2007, José Oviedo, quien hacía parte de la agrupación y hoy es uno de los mayores exponentes del baile del joropo, se paró frente a la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia y con su zapateo movió los cimientos de la historia del folclor llanero. Atrás quedó la premisa de que bailar separado no era bailar joropo.

“En un principio se decía que nosotros no hacíamos música llanera, que esto no era joropo, pero hoy el desarrollo de los acontecimientos va dando cuenta de que mucha gente ya se parece a Cimarrón (…) Nos alegra mucho haber estado en ese momento de explosión de una nueva tradición que se ha venido gestando y que hoy ha hecho del espectáculo llanero un espectáculo de mucha magnificencia escénica”.




Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario