Publicidad

Viaja al Meta en Semana Santa
NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

A frenar la decadencia del periodismo (y sin estrellitas)

Por un periodismo ético, sin estrellitas

Primero de noviembre de 2019

Comprender el ejercicio periodístico va más allá de la cantidad de receptores; en épocas de influenciadores y redes sociales, más allá de likes y seguidores, ahora donde la viralidad de contenido, comúnmente carente de calidad y relevancia, le otorga “fama” a cualquier ser humano por más pendejo que sea, es responsabilidad personal el cuestionar tal accionar, pero, sobre todo, frenar la decadencia de tan loable profesión.

Foto-ilustración Pixabay.


Vergonzosamente muchos vimos rondar una discusión entre dos periodistas de la región, donde medían su “importancia profesional” según sus seguidores, dejando a un lado la razón más importante de su ejercicio, comunicar imparcialmente y mantener la objetividad; si bien es cierto, somos seres emocionales y tenemos apreciaciones personalísimas basadas en nuestras vivencias y entorno de crianza, estos no deben permear el accionar informativo, ya que el mismo se vería sesgado y perdería por completo su credibilidad. He ahí la gran falla existente en lo que conocemos como periodismo vendido.

La ética profesional no puede tirarse a la basura por simples ganas de figurar, la imparcialidad, veracidad y humanidad deben prevalecer al momento de comunicar, además de estar profundamente ligadas a la responsabilidad, esa que otorga la capacidad de reconocer y redimir errores, y que por obvias razones no le da cabida al ego.



Tras 20 años del asesinato de Jaime Garzón, aún cuesta comprender la magnitud de los procesos comunicativos, todavía no comprenden que el cuarto poder tiene la posibilidad de crear la opinión pública y dando así paso a una corriente generalizada, por tal motivo, nuestra responsabilidad reposa en regular o limitar la expansión de “noticias” irrelevantes y vacías que rayan en lo absurdo. Exijamos periodismo de calidad, y censuremos socialmente a quienes difunden —no aplica decir comunicar— estupideces.

Hoy lamentamos la muerte del profesor Alfredo Molano, periodista y sociólogo, cuyas palabras calaron en los sentires y anhelos de un pueblo cuya historia ha sido escrita con sangre. Confío en que su legado se multiplique y que las aulas sean semilleros de conciencia, que inviten al debate, a la crítica, pero sobre todo, y en honor a su memoria, a la construcción de una ciudadanía libre, soberana, equitativa e incluyente, en la cual se hable el lenguaje de la paz. Que todas sus tesis, escritas con pasión, dedicación y compromiso sean aprendidas y aprehendidas por la comunidad y sobre todo por sus colegas.


Luisa Rodríguez
Especial para Agenda Hoy




Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario