Publicidad

Viaja al Meta en Semana Santa
NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

Canotaje en el cañón del río Güejar


Rafting de aventura

Abril 23 de 2019

Son 17 kilómetros de aventura en medio de milenarias formaciones rocosas, entre Mesetas y San Juan de Arama (Meta).

Cañón del río Güejar. Fotos: Óscar Fabián Bernal / Agenda Hoy.

El río Güejar es uno de los afluentes hídricos más bellos del departamento del Meta, y entre los municipios de Mesetas y San Juan de Arama, sus aguas serpentean en medio de gigantescas elevaciones rocosas de más de 1.500 años de antigüedad. Es la majestuosidad del cañón del río Güejar, a unos 132 kilómetros de Villavicencio.

Hasta hace algunos años era imposible navegar en sus aguas. Para algunos era casi un acto heroico llegar allí, para otros, simplemente, un momento suicida. El conflicto armado interno de Colombia había convertido el lugar en un fortín militar y económico para la guerrilla de las Farc y los paramilitares.



Pero con los acuerdos de paz esa historia quedó atrás y el cañón del río Güejar se convirtió en uno de los escenarios favoritos para el canotaje o rafting, una práctica deportiva y recreativa en la que un equipo de personas desciende por un río a bordo de una embarcación a remo. Sus tripulantes se encargan de dirigirla y sobrellevar de la mejor manera el cruce en los rápidos, donde el torrente de agua circula más rápido por una pendiente del cauce.

Edison Vargas, representante de la empresa operadora de turismo Travesía-Aventura, fue uno de los primeros profesionales en practicar allí el canotaje, calcula que inició hace siete años con las exploraciones del lugar.



“De ahí en adelante, agrega, todo el proceso de paz nos dio esa facilidad de que la gente pudiera venir con tranquilidad a disfrutar de este recorrido, de estos escenarios, y pues eso ha significado el aumento de la práctica de rafting, de hace siete años a hoy, de más del 500 por ciento, porque una vez se publicó esa firma de paz, la visita de extranjeros y nacionales ha sido bastante notoria. Ahora viajan con más confianza”.

En el 2018, su empresa recibió a más de 1.200 turistas, los cuales se embarcaron en un recorrido de 17 kilómetros, desde el punto de salida, en puente Limón (Mesetas), hasta la finca La Resevera, en San Juan de Arama, donde termina el trayecto. Son cinco horas de viaje a través del majestuoso cañón y en botes con capacidad para seis personas.



Para la práctica del canotaje, el descenso por el río Güejar está catalogado como nivel tres, siendo seis el de mayor dificultad. Por estar en una categoría intermedia, los tripulantes deben tener más de 12 años de edad. Todos reciben los implementos de seguridad necesarios, casco y chalecos salvavidas, y una inducción antes del embarque. Uno de los guías acompaña a los tripulantes en el mismo bote. Mientras todos reman, él se encarga de darle dirección a la embarcación. Otro guía lo acompaña en un kayak, que toma la delantera para identificar los puntos de mayor turbulencia y alertar ante algún peligro.

La experiencia de remar en el Güejar es mágica, en algunos puntos las formaciones rocosas, propias del escudo guyanés, son tan altas que los rayos de sol no llegan al río, desde abajo se aprecian los enormes tepuyes o formaciones de abruptas mesetas de paredes verticales y cimas planas. 



Uno de los sitios más atractivos para fotografiar fue bautizado como El Titanic, por la similitud de una de esas gigantescas rocas con la forma de un buque acorazado enclavado en el cañón. Sobresalen las playas de arena blanca y nacimientos de agua que caen desde lo más alto de las montañas formando bellas cascadas, cortinas de lluvia y vistosos arcoíris. El color de sus aguas es verdoso, tienden a tomar un tono esmeralda en época de verano y hay zonas en las que se permiten los baños recreativos.



Es una maravilla que apenas empieza a mostrarse al mundo. “Para nosotros es nuevo el tema pero sabemos que se puede convertir en un importante renglón económico para el territorio”, reitera Everardo Álvarez Osorio, jefe de la Unidad de Desarrollo Agropecuario de Mesetas, quien confiesa que solo hasta hace cuatro meses vivió la mágica experiencia del canotaje en el cañón del río Güejar, “porque no estaban dadas las condiciones de orden público”.



Pero ahora es el momento para embarcarse en esta aventura y conocer otra de las maravillas que brinda el departamento del Meta, cuyos destinos turísticos emergen en una época de posconflicto.



Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario