NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

¡Gigante! El parrando llanero de Hermes Miranda


 Obras en gran formato

Enero 9 de 2020

La obra insigne del artista es una pintura de parrando que evoluciona, poco a poco, en esculturas de gran formato.

En un taller en Bogotá, Hermes Miranda trabaja en la primera escultura de gran formato de su parrando llanero.

  
En el universo de Hermes Miranda, los caimanes llaneros tocan arpa, las garzas reales bailan joropo y los chigüiros saben tocar bandola.
En el universo del pintor y escultor Hermes Miranda, que nació en el Tolima pero llegó a Villavicencio a tiempo para recordar la época en la que el río Guatiquía era un balneario, es lógico que el parrando llanero sea protagonizado por los animales icónicos de los llanos colombo-venezolanos, a los que otorgó, en su obra más famosa, los talentos del baile, el canto y la ejecución de instrumentos.

La semilla de la idea germinó en la imaginación de un amigo suyo, Héctor Julio González, a quien se le ocurrió dibujar un chigüiro con sombrero y gafas tocando cuatro. Miranda ya había visto el estilo de los dibujos de temática llanera de otro amigo suyo, Luis Duarte, y desarrolló el concepto final de su obra, en la que la antropomorfización de la corocora, el chigüiro, la garza, el oso, el cachicamo, el caimán, la rana, el mono y la tortuga es lo de menos.



Porque si algo destaca en ‘Parrando llanero’, su obra, es que los protagonistas se están divirtiendo, que se reunieron para distraerse un rato y la están pasando bien.

La pintura original ha tenido cambios. Antes la que cantaba era la rana platanera, ahora es la rana vaquera, esa que canta “¡Oe!” en los potreros y que intrigó a Miranda la primera vez que lo escuchó, por aquellos días en los que estudiaba en la jornada nocturna del colegio Caldas.   

De igual manera, en la primera pintura el chigüiro bailaba, mientras que ahora toca la bandola y el que baila con la corocora es el gabán peonío.
El cachicamo es un caso especial, porque su presencia en la obra es en sí misma un homenaje a un artista que tenía ese sobrenombre, vivía en Restrepo y tocaba el furruco. Entonces es probable que, sin importar cuántos cambios haya, el cachicamo siga en el parrando tocando el furruco, un instrumento casi desaparecido en la música llanera al que Miranda quiso rescatar junto con su ejecutor.

También se mantiene el caimán, esa figura monumental que destaca por encima de los demás tocando el arpa. Ese caimán se llama Pompeyo, en honor a un viejo llanero de dimensiones descomunales que Hermes Miranda conoció hace algún tiempo en Villavicencio.



“Tenía un vozarrón y llegaba siempre a las 5:00 a.m. a tomar tinto con Luis Felipe Duarte. Desde que llegaba despertaba a todo el mundo, a nosotros ni nos saludaba. Le oía yo los cuentos, llegó a tener 500 gatos en la finca porque les tenía mucho miedo a las culebras”, cuenta el artista.
La corocora se llama Candelaria; el mico maicero, que toca las maracas, se llama Rafael, en homenaje a su padre y su sobrino, y el chigüiro es Emiliano, en honor a su primer nieto.

Cuando comenzó con la idea de que el parrando se convirtiera en una obra de tres dimensiones que la gente pudiera admirar, le pidió ayuda a Julián Arias, un escultor amigo de su hijo. Después, en un taller de fundición en Bogotá, le recomendaron elaborar figuras más grandes, para que no fueran artesanías, sino esculturas.

Y así llegó a donde está ahora, trabajando en la escultura de bronce de Pompeyo, que medirá dos metros y cuarenta centímetros de alto y que espera vender a algún municipio con puerto fluvial.



Sin embargo, esta es solo la antesala del sueño, porque lo que Hermes Miranda de verdad quiere es que todas las figuras de su parrando convertidas en bronce tengan el tamaño que se requiere para ser la atracción principal de un parque.

Sabe que ese caimán deberá tener mínimo cuatro metros de alto, pues es el que está en el fondo. La tortuga morrocoy y el mono tendrán tres metros y cincuenta centímetros y las demás figuras medirán cerca de dos metros y cincuenta centímetros.

“El sueño mío es dejar una huella de que pasé por aquí por el Llano”, dice Miranda, quien explica que su rebeldía y su franqueza lo han alejado de las élites que están en el poder.   “No tengo diplomacia, ese curso no lo hice”.

Tampoco la tienen sus creaciones, esos animales silvestres que no le pidieron permiso a nadie para armar un parrando en plena sabana.


Juan Fernando Alzate Aguilera
Para Agenda Hoy




Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario