Publicidad

Viaja al Meta en Semana Santa
NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

El gordo que siempre gana


Iván Silva habla sobre el Torneo que ha ganado cuatro veces

Julio 13 de 2019

Arriba en el escenario su voz recia retumba. Los locutores lo conocen, lo señalan como el gordo que siempre gana. Y no fueron ellos quienes lo bautizaron con ese eslogan, fue el mismo artista quien con su puño y letra escribió la canción cuyo título se convirtió en su apodo: El gordo que siempre gana.



Y la compuso hace cerca de cinco años, luego de sumar, según sus cuentas, cerca de 200 triunfos en festivales folclóricos de los llanos colombo-venezolanos. Y entonces la canción se convirtió en su amuleto, la interpretó en los últimos cuatro torneos internacionales del joropo en Villavicencio, y todos lo ganó. Es el rey de la voz recia masculina o como dirían los más criollos, un cimarrón de cimarrones, un verdadero padrote.

Iván Silva, nacido hace 32 años en La Primavera (Vichada) y criado en Paz de Ariporo (Casanare) completó así su cuarto triunfo consecutivo en el Torneo del cual se despidió este año como concursante. Se cansó de ganar y de cantarle a miles de sillas vacías. Antes de que pase su cuarto de hora y venga otro carajito, como él dice, a acribillarlo en tarima, deja el camino libre y se retira por la puerta grande, “encogotao arriba”, y ese término hace referencia —en el argot llanero— a un toro criollo bien desarrollado, un cimarrón de la voz recia.

Cuando llego a un festival
mucho contrario se afana
diciendo llegó ese gordo
seguro que otra vez gana.
Critican mi estado físico,
pero a mí no me amilanan,
así gordo como soy,
duro como la macana,
defensor de mi cultura
desde una edad muy temprana.

La estrofa y sus versos lo describen. Iván Silva no se amilana y defiende su folclor. Mientras promociona su tercer álbum musical ‘Se abrió la puerta del llano’, el gordo que siempre gana aprovecha para dar su concepto sobre la importancia de los festivales, de su percepción acerca del Torneo Internacional del Joropo, de la pérdida (entre los mismos hombres nacidos en tierra llanera) del amor por el folclor y, por supuesto, de sus proyectos.



¿Desde hace cuánto canta?

Desde el 2009 iniciamos como festivalero. La carrera mía la hice a través de festivales y estamos emprendiendo otro nuevo camino, que es pegar mi disco, o sea dejar lo de los festivales y como artista pegar mis canciones.

¿Cuál disco?

‘Se abrió la puerta del llano’, que salió hace unos días. Pero antes de ese lancé ‘Démosle bote al guayabo’ y ‘Abriendo camino’. En mi álbum más reciente, incluí un promocional que se llama ‘Padrote’, un tema que ha gustado mucho y que dice: Pa’ un toro 30 novillas / pa’ un caballo 20 yeguas / el gallo canta en el patio como con 15 culecas / y otros sufren y chillan cuando la mujer los deja.

¿Cuál es la principal diferencia de su más reciente trabajo respecto a los dos anteriores?

Viene con más profesionalismo, hay más experiencia, mejores temas, viene más actualizado el sonido, con equipos nuevos, análogos, que da más cuerpo. Vienen letras criollas y estilizaditas, letras universales, para todos los gustos, más comerciales.

¿Por qué decide retirarse de los festivales?

Lo que pasa es que la carrera musical, como festivalero, no es muy ventajosa para uno con talento. Un artista con talento lo que tiene que hacer es pegar sus discos, como lo han hecho Walter (Silva), el Cholo (Valderrama), Reynaldo (Armas), Jorge Guerrero. Ellos fueron festivaleros en sus tiempos, dejaron los festivales y se dedicaron a pegar su música, a promocionar, entonces yo ya hice mi carrera como festivalero, me he ganado más de 200 festivales en voz de recia, entonces ya hago al lado el concurso, ya todo el mundo sabe que Iván Silva es la voz recia, padrote en el llano. Usted pregunta a cualquier persona que sepa de festivales y dicen, Luis Silva es la mejor de voz recia. Pero antes de que pase el cuarto de hora y venga otro carajo que me pueda acribillar en festival, entonces que ahora estoy encogotao arriba, les dejo libre el camino para que ellos sigan y yo me retiro por la puerta grande.

¿Para qué le sirven los festivales a un artista?

Los festivales le sirven por credibilidad, por coger nombre artísticamente, como un respeto musical, un respeto ante la mayoría de cantantes, ganarse el nombre de maestro. Maestro le pueden decir a todos, pero uno tiene que ganárselo.

¿Desde que inició como festivalero hasta hoy, han cambiado los festivales?

Hoy en los festivales existe mucho la cuestión de la rosca, que llaman, existe mucho eso, en que, si la cayó mal a un jurado, entonces lo hacen perder. Por eso yo me cuido en salud y no lo voy a permitir. Me puedo ganar un festival varias veces, pero en el momento en el que un jurado me ponga a perder mal perdido, pierdo el nombre que ya tengo arriba. Allá no van a decir que perdí con un carajo bueno, sino con uno regular, y para no llevarme ese malestar me retiro y me pongo a pegar el disco.

¿Qué opina del Torneo del Joropo, qué siente al ver que los concursantes se presentan cuando no hay público?

Mala organización, y gente que no siente amor propio por la cultura, eso lo dije yo en una entrevista allá en el Torneo. Les dije esto es falta de respeto hacia nosotros los cantantes, a nosotros que amamos el folclor llanero. Se llama Torneo del Joropo, no van a nombrar torneo del reguetón o del vallenato, y lo privatizan tanto que usted va a cantarles a  cinco mil sillas y por ahí a los jurados, a los participantes y a la logística, no le canta usted a más nadie.

¿Cuál sería la solución?

Por qué no hacen un festival aquí en la plazoleta Los Centauros, pónganlo a uno a cantar en el centro comercial Viva. Pónganlo a usted donde hay público, que la gente escuche por lo menos. Yo he sido cuatro veces Torneo del Joropo y más de uno no sabe que soy cuatro veces Torneo. Lo bonito es como hacen en el Cimarrón de Oro en Yopal (Casanare), allá no hay zona de VIP para nadie, se reúnen más de 10 mil personas en el parque El Resurgimiento, llueva, truene o relampaguee, pero ahí están viendo el Cimarrón de Oro. Usted llega a las siete de la mañana y está esa mierda taqueadita de gente, eso es lo bonito, que en un torneo hagan lo mismo, pero falta alguien que sienta amor propio por la cultura, que diga vamos a hacer el torneo, que lo vean, yo sé que un turista no sabe qué es un contrapunteo, una voz recia, porque no muestran al torneo, solo lo utilizan para legalizar una plata. Yo sí lo dije en una entrevista, esto es una falta de respeto, primero, no vengo más a concursar porque ya me lo gané cuatro veces, pero si me tocara no vendría porque uno llega es a cantarles a 20 mil sillas, a un coliseo vacío y de ñapa le toca a uno hacer cola por todos los lados para pasar de un lado a otro.





Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario