Publicidad

NUEVO
Cargando...
#AgéndateVillavicencio: Si tienes algún evento cultural que quieras difundir, puedes escribirnos al correo agendahoyco@gmail.com

El hombre detrás de Foto Herrera

El hombre detrás de Foto Herrera


Agosto 9 de 2018

Guillermo Herrera ha registrado la historia de Villavicencio a través de la fotografía. Hoy es una eminencia en este arte.

Guillermo Herrera conserva todavía sus primeras cámaras. Fotos: Óscar Bernal.


Nadie imaginaría que aquel señor de voz pausada y pelo cano, ese que pese a sus 85 años aún refleja la vitalidad propia de los niños cada vez que toma una foto, y quien convirtió su marca —Foto Herrera — en la empresa más tradicional del arte de congelar el tiempo en Villavicencio, hubiese llegado a enamorarse de la fotografía a empujones, casi que obligado por su padre.

Guillermo Herrera Vargas no nació en Villavicencio, pero es quizá quien tiene el mayor número de fotografías antiguas, ha inmortalizado la historia de la ciudad. Llegó en busca de progreso hace 78 años procedente de Fresno (Tolima), junto con sus padres y siete de sus 16 hermanos. De allí es oriundo.



El lema de su padre siempre fue estudiar o trabajar. Por la historia política del país disparó por la segunda opción. Con el magnicidio de Jorge Eliécer Gaitán las clases se suspendieron. Para la época estudiaba en una escuela del barrio San José, arriba del Hospital Departamental, rodeada de potreros en los que jugaba a los pistoleros, influenciado por las películas del oeste, aquellas protagonizadas por Tim McCoy y Gene Autry. Tampoco se imaginaba que en una época de su vida pasaría de trabajar en el Teatro Ariari y de ser portero del extinto Teatro Cóndor a proyectar los largometrajes de los que se enamoró en su infancia.

Cohibido de juegos, el pequeño Guillermo se dedicaba también a los quehaceres de la casa. Preparaba arepas antioqueñas que su familia vendía a petroleros en hoteles y cargaba lavazas para los cerdos que cebaban en la amplia casa paterna.



Su padre trabajaba en una sastrería en el centro de Villavicencio. “El viejo insistía en que tenía que ayudarle, me ponía a hacer ojales, a poner botones, pero no me gustaba”, recuerda, con algo de nostalgia, y enseguida atina a explicar que el local vecino pertenecía a su maestro, don Tulio, quien le ayudó a revelar su futuro. Se trataba de la empresa Fotografía Santamaría. “Entonces, mi padre —agrega—, le comentó que por qué no me daba empleo. Y así fue”. Pero el joven tampoco quería ese oficio, le temía al cuarto oscuro de fotografía. “Pero ese era el destino mío, quedarme con él, trabajando”, enfatiza el que es hoy un enamorado de la fotografía.

En la década de los 50, don Tulio se ve obligado a viajar a Maracaibo (Venezuela). Le vende, entonces, los implementos fotográficos y nace Foto Herrera, reconocida empresa ubicada en el sector de El Barzal —junto a La Báscula—, hoy con otras sedes en el Parque del Hacha y en el barrio Camoa, en Villavicencio, estas últimas de propiedad de dos de sus ocho hijos.

Allí, en su negocio, donde entrega atención personalizada a sus clientes, toma un receso y responde algunas preguntas, mientras sigue pendiente del servicio al cliente.

¿Qué significa para usted la fotografía?

Es un arte que adoro mucho, que me dio lo que tengo, nos es que sea mucho, pero eduqué a mis hijos y sigo trabajando. Es mi adoración. A mi edad, a los 85 años, aún anhelo seguir tomando fotografías.

¿Cuáles fueron sus primeras fotos?

Fueron de documentos, cubrí sociales, iba a matrimonios, primeras comuniones, abundaba trabajo, no existía lo digital y quedaba bastante trabajo. También hice fotografías de reportaje, en primeras comuniones y en clubes.

¿Qué extraña de la fotografía antigua?

Se extraña algo, pero antes era más sacrificante. Hoy es digital, que gracias a Juan (su hijo), que trabajó en EL TIEMPO, me trajo la idea, eso fue en el 2000.

¿Cuántas ha tomado?

Millones, pero solo se mueven cuando hay temblores, pero ahí están los negativos, y eso que hace años me llevé una cantidad al campo y quemé un poco. Me dolió. Algún día los hijos se aburrirán con eso y los quemaran, pero mientras viva se seguirán conservando.

¿Cómo ve el negocio de la fotografía?

Debido a lo digital ha decaído, porque ya todo el mundo tiene su celular, su maquinita digital, ellos procesan sus mismas fotos o las archivan. Pero en épocas malas o buenas estoy ahí, frente a eso, frente a mi arte.

¿Ha pensado en dejar la fotografía?

Hay momentos que sí quisiera dejarla, porque ya me siento como cansado, pero quiero mucho este arte, como para abandonarlo de la noche a la mañana. Lo digital es más rápido para trabajar, más descansado, en cambio, blanco y negro tiene un proceso, es más cansón, más sacrificante.

¿Cómo ve su legado?

Me gustaría que mis hijos siguieran con ese legado de Fotografía Herrera, y que algún día ellos vean, o mis nitos, en pantalla, el mensaje Foto Herrera: 100 años.






Compartir en Google Plus

About Agenda Hoy

www.agendahoy.com Cultura - Entretenimiento - Diversión
    Comentarios
    Comentarios

0 comentarios :

Publicar un comentario